23 DE AGOSTO DE 2014 |

Gente-BA visitó al dirigente porteño, Aníbal Gotelli, quien organizó para el próximo 20 de Agosto, un evento que reunirá a seis referentes de partidos políticos, en una charla que tendrá como eje a la “LA CIUDAD QUE QUEREMOS”, para conocer los motivos que lo impulsaron a conformar el partido “Convergencia Popular Porteña”, su visión de la política en el distrito y cuáles son los objetivos que persigue.

Hay que mencionar que ya en diciembre de 2008, el referente porteño ya había fundado el Instituto Para Pensar Buenos Aires (IPEBA), una fundación dedicada a gestionar y canalizar proyectos y propuestas de y para los ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires.

En ese sentido, Gotelli recordó que uno de esos proyectos fue la creación de las “Fiscalías Ciudadanas”, donde la gente se acercaba para ser fiscales ciudadanos, es decir para ver lo que pasaba en la Ciudad, traerlo al Instituto y materializarlo o girarlo al Gobierno de la Ciudad o donde hubiese que hacer algún reclamo.

“Año tras año, vimos ese interés por la Ciudad y eso fue motorizando la idea de tener una especie de brazo político adentro o al costado del IPEBA”, explicó.

“Alguno de los que conformamos el IPEBA decidimos trabajar como agrupación política, que en Mayo de este año, se terminó convirtiendo en un partido y lo conformamos como tal. Es decir, esta Convergencia Popular Porteña quiere ser precisamente eso, un partido que hable de la Ciudad”. “Hemos visto que se ha hecho campaña en estas elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), sin hablar de la Ciudad, y los candidatos que han ganado han hecho campaña sin hablar de la Ciudad. Han hablado de cuestiones nacionales, personales, han hablado que hay que votar en contra de alguien en particular, pero de la Ciudad nadie habló; ni de cómo se va a solucionar el tema de los subtes, ni de las inundaciones, nada. No se habló de la Ciudad”, advirtió el titular de la CPP.

“Y por eso” -agregó- “este partido es un partido nacional, popular, humanista, progresista, ciento por ciento porteño y de tercera posición. Porque tenemos la visión de que la Ciudad no es de nadie. Cada elección que estamos viendo gana uno distinto, y eso nos da una esperanza, porque es una Ciudad que no está apropiada por nadie, y los que deseamos hablar de la Ciudad, algún día podemos llegar a transformarla y hacer las cosas que tenemos en la cabeza pensadas para la Ciudad”.

“Cuando uno se planta en la política para dar órdenes, no se está haciendo política”

Sobre la Ciudad que actualmente gobierna el macrismo, afirmó que “Cuando uno se para en la política desde su bagaje ideológico, y el bagaje ideológico de la derecha no es precisamente escuchar, sino bajar una orden determinada. Sólo hay que mirar la cantidad de obra pública, entre comillas, que se han hecho en la Ciudad de Buenos Aires, como la peatonales del centro, que no son peatonales porque también transitan automóviles por ellas; el metrobús que no es metrobús, las bicisendas que no son bicisendas, es como que se han bajado órdenes verticales y que no se ha escuchado a nadie. Como lo que sucedió cuando los vecinos de Buenos Aires se reunían para discutir por el Presupuesto Participativo, en donde surgían muchas inquietudes, pero después cada vez fue yendo menos gente y la Ciudad, si bien es cierto que fue votada, de alguna manera, fue tomada por la derecha. Pero lo cierto es que lamentablemente no se habla de la Ciudad, porque la posición ideológica de la derecha no es precisamente escuchar, sino dar órdenes y cuando uno se planta en la política para dar órdenes, no se está haciendo política. Y eso es lo que uno ve en la Ciudad en este momento. No hay un conjunto de políticas acordes para el bienestar de los ciudadanos porteños, por ejemplo ni siquiera con la empresa de algún amigo en particular del Gobierno actual no se soluciona nada. Hay estacionamiento en doble y triple fila, carga y descarga a toda hora, el sistema de tránsito está colapsado y no parece interesarle a nadie. El sistema de seguridad pareciera quedar en manos de la Policía Metropolitana, que podrían haber sido un buen intento, pero se han convertido en una especie de fuerza de fanfarria y cotillón, para los desfiles y para ponerla en alguna esquina, y no se soluciona la seguridad; los hospitales no funcionan como tendrían que funcionar. Lo que pasa, seguramente, es que la derecha piensa que en los hospitales no se atiende más que gente del conurbano, entonces para qué los vamos a arreglar para los porteños. No le interesa todo aquello que sea público, porque el actual Jefe de Gobierno porteño, no tiene ideología, ya que pienso que es un buen producto del marketing político, de un momento determinado, con una situación desgraciada como fue el tema Cromañón, que posicionó a todo otro que no fuera el partido gobernante en ese momento y llegó por esos golpes que tiene el destino, con un buen marketing político, ofreciendo lo que no podía cumplir, como los diez kilómetros subte por año y en siete años lleva un poquito más de cinco. Todo eso es una posición ideológica. Ese es el tema actualmente en la Ciudad”.

“La Ciudad no es de nadie porque el electorado porteño es independiente”

Acotó que no le preocupa cuánto tardará la Ciudad en llegar a ser nuevamente nacional, popular, humanista, progresista y realmente porteña, “porque la Ciudad no es de nadie”. “La satisfacción que da ver elecciones donde realmente, el electorado porteño, de alguna manera le guste a quien le guste es independiente. Y eso hay que resaltarlo. Al porteño hay que salir y convencerlo en cada elección. Las campañas son un gran homenaje al “hay que”. Hay que hacer tal cosa pero no se dice el cómo. Esta última campaña fue un muy buen ejemplo de que nadie dice el cómo”.

En tal sentido, sostuvo que “hay cómo hacer las cosas. Hay gente que está trabajando como por ejemplo, el hecho de tratar de reunir a gente que uno conoce de tantos años, de diversos partidos políticos, del campo popular, para empezar a mostrarle al porteño cuál es nuestro modelo de Buenos Aires”. 

En este punto, adelantó la preparación de un libro de su autoría, de próxima parición, que precisamente se llama “El Modelo Buenos Aires”.

Dijo que “Hay que hacer y mostrar un modelo de Ciudad. No hay que seguir gobernando para la coyuntura, para el parche, para lo que se incendió hoy o se rompió ayer, es decir, hay que empezar a pensar la Ciudad a cincuenta o cien años. Nuevamente hay que pensar la Ciudad, y la Ciudad sigue sin estar pensada a cien años. Tampoco hay que tenerle miedo a la planificación y al planeamiento, aunque a muchos de nuestros progresistas no les guste mucho hablar de ello”.

“Desde la CPP nos propusimos terminar con las divisiones innecesarias”

Por eso, agregó, “desde la Convergencia Popular Porteña nos propusimos ciertos objetivos como: terminar con las divisiones innecesarias, sin necesidad, es decir, gente que piensa parecido -no digo igual porque todos tenemos nuestros matices- que tiene que empezar a pensar en su modelo de Ciudad. Y eso es un poco lo que ofrecimos, como nuestras sedes, nuestro trabajo para juntarnos, para empezar a hablar y que cada uno, en este primer intento, hable de lo que entiende por modelo de Ciudad, cuál es ese modelo de Ciudad que cada una de nuestras agrupaciones o partidos piensa que es Buenos Aires. Los seis partidos que estamos trabajando en esto, estamos viendo qué es lo que está necesitando el porteño y hay que empezárselo a decir, y ese es un primer paso; no en vista a las próximas elecciones del 2013 sino para las del 2015. Winston Churchill decía que “Estadista es el que trabaja para la próxima generación, no para la próxima elección”. Y hay que demostrar que somos capaces de ser estadistas. Y el progresismo puede ser gente de Estado, no gente de coyuntura; y quizá lo que nos falta es explicarlo bien. Si se lo explica bien, si se muestra el cómo, si se muestra cuál va a ser realmente la propuesta creo que hay posibilidades”, insistió.

“Hipocresía cero”

Argumentó que “Hay dirigentes que no se animan a explicar todo lo que se puede hacer, porque piensan que es políticamente incorrecto o que va a ofender a alguien con el que sienten afinidad política. Pero creo que la principal solución para Buenos Aires es la “hipocresía cero”.  Es decir, empezar a trabajar en la Ciudad, dejar de sacar estereotipos, prejuicios, etc., y los que piensan parecido se tienen que sentar. Tenemos que tener idea de convergencia porque hay que empezar con un pensamiento convergente”.

“Sin una convergencia real, sin un frente, pero un frente real, no un frente o alianza que se une para una elección determinada, porque eso generalmente termina no sirviendo, porque son uniones que no sirven a futuro, son coyunturales, no se puede construir. Uno tiene que trabajar para ganar todas las elecciones posibles. Por eso hay que organizarse como partido político. Hoy, en muchos distritos de la Argentina, no hay partidos políticos. Tienen personas que consiguen un apoyo periodístico o mediático, y esa persona se convierte en el ariete de lanza. Por lo tanto, todo el mundo sigue sin conocer a nadie que está debajo de la lista, pero en realidad la gente sigue sin conocer cuáles son los integrantes de un partido, porque lo importante parece no ser el partido”.

Para la Convergencia “la solución está en los partidos políticos” y “Macri ya es historia”

En el mismo sentido, afirmó que “para nosotros, desde la Convergencia, pensamos que la solución siguen siendo los partidos. Uno tiene que trabajar dentro de ellos. Si bien es cierto que las PASO, han hecho perderse mucha gente de los partidos, porque los candidatos los puede elegir todo el mundo. No obstante creemos que la solución está en los partidos, en la capacitación de cuadros, en las promociones internas, en las asambleas”. 

“Hay partidos que no hacen un plenario desde hace años en la Ciudad de Buenos aires, y eso hace que la gente se vaya. La gente dice yo me afilié a un partido y no me llama, no me pregunta, no me promociona internament”, dijo. 

Sostuvo que “otra de las cuestiones que aleja a la gente de la política es el dedo”. Los candidatos elegidos a dedo. Eso aleja de la política a la gente y cuando esto sucede, la gente se aleja y deja un hueco a proyectos como los de Mauricio Macri. Pero igual, no me preocupa Macri, porque ya es historia. Ya cumplió con su tiempo histórico en la Ciudad. Ahora hay que pensar en lo que viene. No hay que centrar toda la artillería política en Macri, porque Macri no va a ser candidato y esto no se está haciendo tampoco.

"En la Ciudad de Buenos Aires, la tribuna política fue sustituída por los medios"

Comentó que “En el país, todavía la inmediatez entre el político y su comunidad de votantes es muy directa. Sigue yendo a los actos, a los clubes de barrio. El intendente, en los pueblos chicos, come los sábados a la noche con su mujer, en el mismo restaurante del único hotel que hay en el pueblo, y se encuentra con toda la gente que lo votó, es decir, todavía el contacto cara a cara es importante.

En cambio “En Buenos Aires, la campaña política pasa por los canales de televisión, que salen carísimos. Y después la hipocresía hace que se tenga un límite de prefinanciamiento de campaña, y que ciertas fundaciones no puedan ayudarlos. Nadie los puede ayudar pero todo el mundo gasta plata en campañas. El problema sigue estando en la hipocresía.

“La solución está en la participación”

Afirmó que “Hay que convencer a los porteños que hay que participar, en lo que quiera. Si se quiere transformar la realidad, se tiene que participar; en un partido político, una ONG, un club de barrio, etc.  porque la solución está en la participación”. “Yo creo que acá lo que está fallando es que la gente está desmotivada por los años y años de política en picada que ha habido en el distrito, en donde los partidos políticos se han desarmado, donde no hay participación, no hay plenario, donde el militante trabaja todo el año en el barrio y después el candidato a comunero lo eligen a dedo. Uno festeja el viernes a la noche y el sábado a la mañana, cuando inscribieron los candidatos, ya hay otro en su lugar. Además el sistema de Comunas desmoralizó mucho. Se decía que todo el poder lo iban a tener las Comunas , pero resulta que éstas tienen un presupuesto que no le alcanza más que para pagar el personal que tiene. En realidad, otra vez, hipocresía cero”, insistió.

“No a la política de militancia de contrato, hay que volver a la militancia por pasión, por vocación”

 “Hay diputados que dependen del programa de televisión. No tienen local ni oficina. Si no tienen cargo público no pueden recibir a nadie. Entonces muchas Legislaturas que hemos tenido, de sesenta, cuarenta y cinco legisladores no fueron o no son más que una foto de gente sentada en una banca. No tienen atrás el soporte de una cantidad de militantes que van a dar trabajo para ellos y además a esto se le suma que hay mucha política de contrato, donde la gente dice “¿vos qué me das para que yo te trabaje?”. Eso tambén hay que cambiarlo, hay que volver a la militancia por pasión, por vocación, que es lo que está fallando.

Advirtió que “A la gente la han convencido que para ser político hay que ser poco decente, muy procesado, con ciertas cualidades negativas, no positivas, y yo quiero volver a la vieja política, es decir, a la política de la palabra, de la militancia, de los cuadros capacitados. Y no quiero hacer política de militancia de contrato, no hacer política de prebenda. No me metí en política, después de casi 30 años de función pública, para perder el tiempo, porque el tiempo es porción de vida y el que pierde el tiempo hace perder lo más valioso que uno puede tener que es la vida”.

“Sin propuestas no se puede hablar de política”

 “Yo vine con mi gente para hablar de un modelo de Ciudad, de un proyecto de Ciudad, a decir lo que está mal, pero no necesariamente a hacer política en contra de alguien sino a favor de la Ciudad, que es lo que también hace falta. Están haciendo campaña política, en muchos sectores, en contra de alguien en particular. Hacemos actos para que le duela a una sola persona, dan una declaración para que le duela a una sola persona y así no se hace política. Sólo hablar mal sin la propuesta no es mi manera de hacer política. En esa vereda es en la que no me van a encontrar. Eso es vaciar la política de contenido. Sin propuestas no se puede hablar de política”, concluyó.

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

15 5506 2357

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria

showshowshowshowshowshowshowshowshowshowshowshow